En tiempos en los que nos vemos forzados a una transformación de nuestros hábitos y formas de relacionamiento, tanto individual como colectivo, es muy importante entender hacia dónde debemos dirigir nuestros esfuerzos para generar soluciones adaptadas al nuevo tipo de problemas que enfrentan los usuarios. En otras palabras, encontrar alternativas para reinventar su negocio y prepararse para el futuro.

Propongo considerar específicamente el declive del ciclo vital de los productos y servicios como fuente de aprendizajes y oportunidades en tiempos de pandemia:

  1. Recuerde que las condiciones sociales de los usuarios determinan el ciclo vital de los productos. Es posible que las predicciones que planteaban una gran demanda de algunos productos y servicios para los próximos 5 años hayan cambiado. El caso de Airbnb nos ayuda a entender que lo que está cambiando es nuestra forma de relacionarnos con los otros y eso cambia toda nuestra forma de vida.  Tener una estrategia de diseño para afrontar esta situación empieza por reconocer cómo están enfrentando los usuarios de nuestros productos y servicios esos cambios.
  2. Diseñe la fase de declive de los productos y servicios. Reconocer que todo tiene su final, ya sea porque se transforme o porque desaparezca es lo más racional. Negarse a ese reconocimiento puede generar grandes pérdidas. Defina cómo enfrentar la muerte de sus productos a partir de un plan adecuado de diseño. Debe observar el éxito o fracaso y hacer un rediseño oportuno o generar unos nuevos productos en los que pueda corregir las características que sus usuarios ya no necesitan. Guardadas las proporciones se puede aprender del modelo de gestión de diseño de Apple quienes atendiendo las necesidades de sus usuarios va dando fin, lenta y dignamente, a la vida de sus productos y ofrece servicios adecuados a esta fase mientras los nuevos productos están en desarrollo, introducción y crecimiento en el mercado, adaptados a las nuevas condiciones y dejando atrás la tecnología obsoleta.
  3. Diversifique su visión de los consumidores y aprenda a entenderlos como usuarios.  En las manos de los usuarios está la vida y la muerte de los productos y servicios sea cual sea su sector.  Son ellos quienes han convertido algunos productos y servicios en objeto de deseo, han ocasionado un rediseño o los han desechado de manera permanente. Por eso, antes de gastar enormes sumas de dinero para persuadir a los usuarios de que sigan usando sus productos, verifique que sus funciones de uso sigan vigentes y estén cumpliendo con las expectativas actuales. La imposibilidad de ir al restaurante o la panadería dieron lugar a los domicilios en restaurantes que jamás se lo plantearon en sus modelos de negocio y de panaderías que ahora venden pan congelado listo para hornear en casa. El cierre de bares dio lugar a las fiestas por internet, la falta de espacio para hacer ejercicio ha aumentado las demandas de verduras y los canales de recetas de cocina. Son los cambios en la vida de las personas las que le darán indicios sobre la dirección que debe dar a su portafolio para satisfacer sus necesidades antes de que se reporten cambios indeseables en la demanda.
  4. Tenga claro qué necesidad de los usuarios suplen sus productos y servicios. Los consumidores sienten, sufren, viven y saben lo que necesitan aunque muchos no conozcan nuevas formas para satisfacer sus necesidades. Recuerde que usted no crea necesidades en las personas, usted crea productos y servicios para satisfacerlas. Cuando la diseñadora y empresaria Andrea Lisbona creó su novedoso y sofisticado jabón en seco, el covid-19 no se conocía pero la OMS ya había recomendado introducir el lavado de manos frecuente en nuestra rutina diaria para conservar la salud. Lo que ella se propuso fue facilitar a las personas la adquisición de esa costumbre, de acuerdo con el estilo de vida de sus usuarios y  hoy vende 10 mil unidades al día.

Las posibilidades de crear nuevos productos y servicios en momentos de cambio son enormes. Dedique tiempo de su área de marketing a conocer los cambios en las costumbres de sus usuarios y trabaje desde su área de diseño en la creación de nuevas formas de responder a ellos. Son siempre los problemas los que nos impulsan a conseguir soluciones

Dar el siguiente paso para reinventar su negocio es entender lo que necesitan sus posibles clientes

En el siguiente enlace encontrará el video de la conferencia que dí el pasado 8 de junio sobre el conocimiento delciclo de vida del producto/servicio como fuente de creatividad empresarial, a través de la plataforma Innovalab de la Cámara de Comercio de Bogotá.

El diseño estratégico, por su relación con lo creativo, lo tecnológico, lo organizativo y la perspectiva de usuario, puede aportar una mirada enriquecedora para la generación de soluciones a los diversos problemas que enfrentan tanto los usuarios como las organizaciones.  En este espacio comparto temas relacionados.