Quién es Adriana Vargas

Soy una enamorada de las palabras. Mi pasión por la joyería reside en su potencia para comunicar sentimientos, pensamientos, para proponer conversaciones. Para mí, la joyería es una forma de expresión.

Me gusta utilizar el cuerpo como un lienzo sobre el que puedo escribir a través de cada joya.

También me encanta conversar y encuentro en la conversación un antídoto contra la soledad, el desamor y la guerra.

Muchos años después… de dedicar mi vida al estudio y al trabajo en ciencias sociales, encontré en la literatura la mayor fuente de energía creativa. Por eso me gusta que mis piezas cuenten las historias que las inspiraron y que se enlacen con las historias de quien las lleve puestas.

Creo que es el tiempo de las palabras y eso es lo que quiero compartir en cada joya. Me valgo de la belleza de las letras, y de la potencia de las palabras, para buscar la maravilla de una conversación que me alegre el alma o que me ayude a entender mejor este mundo.

Soy una joyera que cultiva palabras como si fueran perlas.